Bosquejo Cristiano: Recuperando mi identidad

RECUPERANDO MI IDENTIDAD

 

TODO INICIA EN EL PADRE | Lucas 15:11-13

 

  1. La historia no inicia contando sobre el hijo sino sobre el padre, el personaje central en la parábola del hijo pródigo es el Padre. El personaje central en nuestra propia historia no somos nosotros sino el Padre, él tiene el protagonismo de todo lo que somos, Él nos da IDENTIDAD.
  2. Este padre, era un buen padre, era un hombre de negocios, sostenía una empresa de la mejor manera y sostenía a sus hijos de la mejor manera.
  3. Sin embargo entra en escena el menor de los hijos y le pide su herencia. ¿por qué le pide la herencia? Porque deseaba salir de la casa del Padre ¿por qué este hijo desea salir de la casa del Padre? Pues no sabemos exactamente, que motivos podrían llevar a este hijo a suponer que las cosas fuera de la casa del Padre podrían traerle mayor gozo, pero lo que sí podemos saber es que el pecado comenzó a crecer en su corazón.
  4. Nosotros somos como ese hijo menor, estando en la casa del Padre, de pronto comenzamos a anhelar las cosas que no son del Padre y nuestra mente comienza a planificar la manera en que podemos salirnos o que pecados cometeremos, porque queremos vivir la vida, queremos conocer el mundo.
  5. El pecado tiene una particularidad: es como un monstruo que siempre quiere más y siempre quiere cosas peores. El pecado nos gasta la vida y hace que desperdiciemos nuestros talentos y dones que el Padre nos dio.

 

LAS CONSECUENCIAS | Lucas 15:14-16

 

  1. El pecado nos quita la identidad. Este joven no recordaba quien era, él aún era el hijo de un hacendado, él aún tenía un Padre, él aún era un hijo, pero el pecado le nubló su identidad.
  2. La identidad del hijo de Dios nos lleva a vivir bajo su cuidado y a ser hijos obedientes, sin embargo al perder nuestra identidad, nos volvemos consumidores de “comida basura”
  3. El pecado consentido y repetitivo nos hace desear coas que normalmente no desearíamos si conservamos nuestra identidad. El hijo quería comer la comida del cerdo, cosa impensable para un judío, pero ya se encontraba en el camino degradante del pecado y podría desear esto y aún cosas peores.

 

VOLVIENDO EN SÍ | Lucas 15:17-19

 

  1. Recordemos, su condición de hijo no se había perdido, lo que había perdido era su identidad como hijo.
  2. A diferencia de la parábola de la oveja perdida y de la moneda, en esta oportunidad NADIE BUSCA AL HIJO PERDIDO.
  3. El Padre, el padre amoroso, sustentador, nunca dejó su casa para ir a buscar a su hijo, la actitud del Padre simplemente fue esperar a que el hijo “VOLVIERA EN SÍ”
  4. Necesitamos tener ese momento de “VOLVER EN SÍ”, necesitamos entender lo que actualmente tenemos y recordar lo que teníamos, necesitamos RECORDAR LA CASA DEL PADRE, necesitamos RECUPERAR NUESTRA IDENTIDAD.
  5. El hijo experimentó algo que solo los HIJOS conocen: ARREPENTIMIENTO y desepelicula-biblica-hijo-prodigoo de VOLVER AL PADRE.
  6. El arrepentimiento es:
    1. LEVANTARSE
    2. CAMINAR HACIA EL PADRE
    3. CONFESAR

 

EL ENCUENTRO | Lucas 15:20-21

 

  1. El hijo caminó y el PADRE CORRIÓ, el Padre no obligó al hijo a regresar pero su arrepentimiento MOVIÓ EL CORAZÓN DEL PADRE A MISERICORDIA.
  2. No importa de dónde vengas, lo importante es a quien te diriges, si tu camino te lleva al arrepentimiento puedes estar seguro que al PADRE SE ACERCA A TI HOY.
  3. En realidad el hijo ya no merecía la posición de hijo. Después de todo lo que había hecho, habría sido normal y comprensible que el Padre le dijera: yo te di la vida, te di un nombre, te sustente, nada te hacía falta pero decidiste dejarme y malgastar todo lo que te había dado.

 

LA RESTAURACIÓN | Lucas 15:22-24

 

  1. El PADRE no cuestiona al hijo que regresa, sino que se alegra por su regreso y de manera apresurada reacciona con mucho amor y compasión.
  2. El pecado nos coloca ropas inmundas, nos degrada los vestidos en harapos rotos y por último nos quita los vestidos y nos deja en vergüenza.
  3. 4 cosas que hace el Padre:
    1. Vestidos: cubre la vergüenza de la desnudez, del pecado y le da vestidos nuevos.
    2. Anillo: le restituye la IDENTIDAD de hijo, RESTAURACIÓN DE SU AUTORIDAD, no serás alguien fuera de mi familia, hoy te vuelvo a RECORDAR que eres mi hijo.
    3. Calzado: Libertad, los esclavos en la antigüedad no llevaban sandalias, solo la llevaban los hombres libres. Cuando nos acercamos a Dios nuestro Padre, él nos vuelve a santificar y nos vuelve a dar LIBERTAD del pecado.
    4. Fiesta. Cuando volvemos a la casa del Padre nuestra tristeza se vuelve en alegría y podemos decir como el salmista: “Haz cambiado mi lamento en baile…”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *